jueves, 24 de abril de 2008

Villalar y el cambio político necesario en Castilla y León para construir "comunidad"


La Guerra de las Comunidades de Castilla se inicia por una amalgama de causas, algunas de ellas contrapuestas, y un denominador común, que Castilla sea el centro político en la acción del futuro emperador Carlos I. Castilla no quiere pagar con su dinero una política exterior que perjudique sus intereses. Por otro lado la pujante burguesía de las ciudades y el pueblo llano quieren incrementar la participación del pueblo en los asuntos municipales y en las propias Cortes.

Una participación nada centralista y que arraiga en concejos municipales.

El 23 de abril de 1521, los comuneros son derrotados en la campa de Villalar y los líderes del movimiento, Bravo, Padilla y Maldonado, (en la imagen en el cuadro de Antonio Gisbert en el Congreso de los Diputados), son ejecutados, a la mañana siguiente, por orden del Emperador Carlos I.

Nuestra comunidad Autónoma de Castilla y León tuvo un indudable e indiscutido empuje en su nacimiento con el impulso del Primer Presidente de Castilla y León, Demetrio Madrid; luego la imagen regional de nuestra comunidad se ha ido diluyendo y es prácticamente inexistente en la provincia de Soria.

Pueden existir múltiples razones, pero una sin duda ha sido el indudable "centralismo" con el que el que el PP en el Gobierno de la Junta de Castilla y León ha practicado sus políticas, premiando siempre al "amigo", con sus repartos caciquiles frente a proyectos de dinamismo, vengan de donde vengan, que contribuyan a crear comunidad.

Es difícil, y ya lleva más de 20 años el PP gobernando Castilla y León, reeditar el espíritu comunero, de todas las "comunidades" con una política centralista. Se impone trabajar por un cambio político que permita un menor centralismo regional, una mayor distribución de los recursos atendiendo al criterio de solidaridad regional con una provincia poco poblada como Soria (siguiendo el ejemplo del Gobierno Zapatero) y este cambio, en profundidad, del modo de funcionar en Castilla y León, caciquil y centralista, solo lo puede liderar el PSOE.

Es nuestra obligación trabajar para lograr que este cambio se produzca cuanto antes.

1 comentario:

Fenrisar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.